Sistemas cognitivos: escalando el conocimiento para resolver problemas complejos


Henry Marsh es una eminencia mundial en neurocirugía. Por sus manos han pasado más de 15.000 pacientes. Hoy, después de 30 años ejerciendo, confiesa: “Lo difícil de mi trabajo no es operar sino decidir si hay que hacerlo o no”. Esta es la realidad a la que se enfrentan muchos médicos que se acuestan pensando si el diagnóstico y la consiguiente decisión que han tomado era la adecuada. Quizá por eso los médicos son algunos de los profesionales más interesados en los sistemas cognitivos.

Estos sistemas representan una aproximación tecnológica diferente, centrada en desarrollar una colaboración simbiótica entre las personas y las máquinas. Y es que el volumen de datos generados hace tiempo que sobrepasa nuestra capacidad para analizarlos. Por ejemplo, en un año el número de artículos de investigación médica que se publican se cuenta por miles.

Los sistemas cognitivos traen la promesa de cerrar la brecha que se está abriendo entre la necesidad de activar toda información relevante en su contexto y nuestra capacidad como individuos para llevarlo a cabo.

Hablamos de sistemas que buscan replicar la forma en la que las personas procesamos situaciones complejas y tomamos decisiones. Y lo hace trabajando con creencias, conocimientos, ideas e hipótesis. Se trata en definitiva de, a partir de la información existente, ofrecer la mejor respuesta posible a problemas complejos en los que no existen certezas sino probabilidades e intervalos de confianza en torno a múltiples respuestas posibles.

A diferencia de los sistemas expertos, los cognitivos se aplican en situaciones donde las reglas no están bien definidas y los datos además de ser abundantes se encuentran en constante cambio. Lo que define esta nueva generación de sistemas es su capacidad de aprender de la experiencia sin ser reprogramados, generar y evaluar hipótesis, y justificar sus conclusiones.

Esto permite escalar el conocimiento mediante la convergencia de la inteligencia artificial y las aplicaciones analíticas. Pongámoslo de este modo: las soluciones analíticas traducen e interpretan los datos en su contexto para generar información, ésta es agregada y combinada con otras fuentes de información configurando un corpora –repositorio dinámico con toda la información existente– que nutre a los sistemas cognitivos para, en un proceso continuo de aprendizaje, generar conocimiento.

Cuando un médico interactúa con un sistema cognitivo lo hace estableciendo un diálogo: el médico aporta las preguntas, su experiencia, sus valores… El sistema cognitivo la velocidad de análisis, de descubrimiento, de identificación de nuevas relaciones y patrones para mostrar los resultados sustentándolos en evidencias que pueden ser escrutadas antes de tomar una decisión.

La relación entre persona y máquina nace de la formulación de una pregunta, y el sistema tiene que, en primer lugar, interpretarla extrayendo significado del lenguaje antes de ofrecer una respuesta. Luego vendrá todo lo demás: análisis de información desestructurada –texto, imágenes, vídeos, etc.–, descubrimiento de patrones, generación de hipótesis… Hasta llegar a las conclusiones.

Todavía estamos en la infancia de este tipo de sistemas pero dado que una característica esencial de los mismos es su capacidad de aprendizaje cabe esperar una evolución exponencial. Estos sistemas ya comienzan a expandirse para abarcar nuevas áreas en las que las personas afrontamos problemas complejos y donde un sistema probabilístico puede potenciar nuestras capacidades.

En la actualidad Henry Marsh está jubilado pero dedica su tiempo a transmitir su conocimiento a otros médicos para que cuando se enfrenten a problemas complejos puedan tomar las mejores decisiones. La escalabilidad de conocimiento que ofrecen los sistemas cognitivos permitirá que cualquier médico tenga su propio “coach” asistiéndoles en la importantísima tarea que les ocupa, permitiéndoles acostarse sabiendo que su decisión se ha sustentado en toda la información relevante disponible en el preciso instante en la que la tomó.

PD. Este artíclo ha sido previamente publicado en Linkedin

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s